domingo, 17 de abril de 2011

Salmorejo sin pan

Salmorejo con brotes de alfalfa y taquitos de zanahoria
Aunque aún no es tiempo de tomates de huerta, el calor empieza a apretar y el salmorejo es un plato muy refrescante que podemos preparar con tomates de invernadero.

El tiempo de preparación de esta receta son 15 minutos y la dificultad mínima.

Las calorías por persona son 350, si bien para dietas hipocalóricas podéis reducir las calorías añadiendo sólo una cucharada sopera de aceite por persona (quedando en unas 180 calorías por persona) y aún disfrutaréis de un salmorejo sabroso.


Ingredientes para 4 personas:

1.200grs de tomate
1 zanahoria grande
2 dientes de ajo (si no os gusta el pique del ajo podéis utilizar ajos en vinagre)
120 grs de aceite de oliva
Sal
Vinagre (opcional)


Los tomates que veis en la foto son de invernadero, son tomates ecológicos como todo lo demás que utilizamos en nuestra cocina.


Preparación:

En primer lugar, se pica el ajo y la zanahoria, si queréis se puede hacer directamente con la batidora o si teneis thermomix la ponéis a velocidad 7 y echais los ajos y la zanahoria cortada en trozos.

En segundo lugar, se trocean los tomates y se vierten en el recipiente de batir o en la Thermomix, se añade un pellizco de sal y se bate muy muy bien hasta que quede una crema fina (en al Thermomix con 2-3 minutos será suficiente).

Si la piel de los tomates es muy dura necesitará más tiempo, pero no peléis los tomates o le quitaréis muchos nutrientes.


Si os gusta el sabor a vinagre, se puede echar un chorreón al gusto.


Una vez que el salmorejo esté cremoso es el momento de añadir el aceite, lo iremos incorporando poco a poco mientras seguimos batiendo.

En menos de 15 minutos podéis tener listo vuestro salmorejo. Si los tomates estaban fresquitos lo podéis consumir directamente y si no, os recomendamos que lo pongáis en el frigorífico al menos media hora antes de servir.

El salmorejo se sirve mejor en un cuenco, para tomar con cuchara y se presenta con diferentes acompañantes.

Para una comida ligera o apta para vegetarianos, lo podéis servir con taquitos de zanahoria, pepino y brotes (germiandos) de alfalfa, berros, o cualquier otra semilla al gusto.

En Andalucía es muy típico acompañarlo de pimientos, huevos duros y tacos de jamón. Otra variante es acompañarlo de bacalao.

¡Qué lo disfrutéis!

1 comentario:

  1. Yo lo hago cociendo la zanahoria hasta que está completamente blanda. Así, el salmorejo no pierde el sabor a tomate que tanto lo caracteriza y la zanahora hace el papel de "espesante" que normalmente realiza el pan.
    Ah! El salmorejo de Córdoba no lleva vinagre!!!!!!
    :)
    Helena

    ResponderEliminar