lunes, 29 de agosto de 2011

Carne magra (Pirámide Curativa VIII)


Se recomienda un consumo opcional(1) de 1 a 3 raciones semanales de carnes magras. El tamaño de las raciones será de 60 a 90 gramos (peso una vez cocinadas).

Las carnes magras son aquellas que contienen menos de 9 gramos de grasa por cada 100 gramos. Hay que seleccionar los cortes menos grasos de cada tipo de carne y quitarle la piel a las aves para reducir el consumo de grasa.

Beneficios para la salud:
Las carnes magras son una fuente completa de proteínas, ricas en hierro y contienen vitaminas B, especialmente vitamina B-12.

¿Cuáles son los riesgos para la salud del consumo de carne?
  • Aunque se elijan carnes magras, su contenido en grasas saturadas es elevado, contribuyendo al nivel de colesterol malo LDL frente al bueno HDL, lo que incrementa el riesgo de enfermedades coronarias. Además, hay que tener en cuenta que las dietas altas en grasa saturada puede favorecer la obesidad, el cáncer, la artritis inflamatoria, la diabetes, y el dolor crónico.
  • La mayoría de los productos de origen animal comerciales contienen residuos de drogas, hormonas y antibióticos que pueden aumentar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, bacterias resistentes a antibióticos, y la pubertad precoz.
Se recomienda el consumo de carne de animales criados de forma ecológica, al aire libre y alimentados con pasto, porque los animales son criados en condiciones más naturales, su carne puede ser más nutritiva y se evitan productos tóxicos.

 
Leer sobre la iniciativa Lunes sin carne (español) para una explicación más detallada de las implicaciones del consumo de carne.

(1) Todas las categorías de esta pirámide que contienen productos de origen animal son opcionales para el consumo y en todo caso se recomienda un consumo ocasional y reducido. El objetivo es cambiar del típico plato centrado en la carne o el pescado, a uno que está compuesto principalmente de alimentos de origen vegetal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario