lunes, 29 de agosto de 2011

Huevos y Lácteos (Pirámide Curativa VI)


Huevos
Se recomienda un consumo opcional(1) de 1 huevo al día (excepto para las personas con nivel alto de colesterol que no deben pasar de las 4 yemas semanales)

Las gallinas criadas comercialmente que permanecen confinados en jaulas y comen pienso estándar están muy probablemente tratadas con hormonas y antibióticos. Estos animales pueden producir huevos que contienen residuos de antibióticos y hormonas. 

Para minimizar el consumo de residuos de antibióticos y otras sustancias perjudiciales para la salud encontradas en las aves se recomienda comprar huevos ecológicos.

Beneficios para la salud: Los huevos son ricos en proteínas, vitaminas, minerales y carotenoides. 
  • La calidad de las proteínas contenidas en la clara del huevo se utiliza como el estándar de oro para la comparación con otras proteínas. 
  • Los huevos ofrecen casi todas las vitaminas esenciales y minerales que necesitan los seres humanos, con la excepción de la vitamina C. 
  • También son una fuente significativa de dos carotenoides: la luteína y la zeaxantina que se ha demostrado que reducen el riesgo de padecer la degeneración macular relacionada con la edad y las enfermedades del corazón.

(1) Todas las categorías de esta pirámide que contienen productos de origen animal son opcionales para el consumo y en todo caso se recomienda un consumo ocasional y reducido. El objetivo es cambiar del típico plato centrado en la carne o el pescado, a uno que está compuesto principalmente de alimentos de origen vegetal.
 
                                     ------------------------------------------

Lácteos
Se recomienda un consumo opcional(1) de 1 a 3 raciones diarias de lácteos.

Los productos lácteos son algunas de las fuentes más ricas de calcio, un nutriente importante para los huesos, los dientes y la función celular. La mayoría de la leche comercial está además fortificada con vitamina D, que ayuda al intestino delgado a absorber el calcio. Tienen también un alto contenido en proteínas, vitamina B12 y otros minerales como el selenio, zinc, fósforo, potasio y magnesio.

Además el yogur, el kefir y algunos quesos son productos probióticos es decir, contienen bacterias que contribuyen a la salud del tracto intestinal, por lo que sirven para el tratamiento de la diarrea, la enfermedad de Crohn's y las colitis y para prevenir el cáncer de colón. También ayudan a mejorar el ratio entre colesterol bueno (HDL) y malo (LDL).

El tamaño de las raciones varían según el tipo de lácteo, algunos ejemplos orientativos son:
  • leche descremada: 250 ml
  • kéfir descremado: 250 gramos
  • yogur descremado: 250 gramos
  • queso en crema: 1 cucharada
  • queso fresco o mozzarella: 30 gramos

A pesar de que los quesos curados tienen una gran proporción de grasa saturada, el queso natural, mínimamente procesado, puede ser un importante componente de la dieta. La dieta mediterránea, conocida por sus beneficios para la salud, incluye pequeñas cantidades de queso curado y semicurado por día (no sobrepasando los 30-60 gramos diarios).

Como para el resto de alimentos, considere adquirir productos ecológicos ya que los lácteos pueden presentar una alta cantidad de hormonas y antibióticos.


(1) Todas las categorías de esta pirámide que contienen productos de origen animal son opcionales para el consumo y en todo caso se recomienda un consumo ocasional y reducido. El objetivo es cambiar del típico plato centrado en la carne o el pescado, a uno que está compuesto principalmente de alimentos de origen vegetal.


Enlaces a otras partes de este artículo:

 
Fuentes: Universidad de Michigan, wikipedia, AESAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario