lunes, 29 de agosto de 2011

La pirámide alimenticia (3ª parte): La Pirámide Curativa


En las entradas anteriores (1ª parte y 2ª parte), hemos visto cómo la pirámide alimenticia que todos conocemos no es saludable, por lo que han ido surgiendo diversos “parches” y nuevas versiones que tratan de corregir los desequilibrios alimentarios que proponía la pirámide “tradicional”.


En estas nuevas versiones de la pirámide, alimentación sana y ejercicio físico están íntimamente relacionados; se promueve el consumo de agua, aceites sanos, frutos secos y especias; y se recomienda la reducción del consumo de proteínas y la eliminación de las grasas saturadas.

Para la vuelta de las vacaciones, más de uno estamos pensando en replantearnos nuestra dieta, perder algún kilo de más y llevar una vida más sana. Así, que parece que este es el momento más oportuno para publicar esta entrada con el análisis de la que consideramos la pirámide alimenticia más equilibrada.

Se trata de una pirámide publicada por la Universidad de Michigan, La Pirámide de los Alimentos Curativos (The Healing Foods Pyramid™), que es una ilustración de una forma equilibrada de comer, en la cual, el alimento es considerado como una fuente de curación y salud en lugar de simplemente una forma de obtener energía.

Esta pirámide hace hincapié en los alimentos que nutren el cuerpo, mantienen la energía a largo plazo, contienen propiedades curativas y nutrientes esenciales, y además apoyan un medio ambiente sostenible. 


Sus principales recomendaciones son:
  • En primer lugar, el elemento más característico de esta pirámide es que nos recomienda consumir productos ecológicos para evitar la ingesta de toxinas, hormonas y antibióticos, que se encuentran en los alimentos producidos de manera “convencional”.
  • El agua es contemplado como el principal nutriente y ocupa el primer escalón de la pirámide.
  • Las frutas y verduras ocupan el 2º escalón de la pirámide lo que significa que deben ser la base de nuestra dieta (por delante de los cereales que ocupaban la base de la pirámide tradicional).
  • El consumo de alimentos diario se completa con cereales, legumbres, grasas saludables y condimentos.
  • En los productos de origen animal se recomienda un consumo opcional y en todo caso ocasional y reducido. Por lo tanto, huevos, lácteos, carnes magras y pescados y mariscos deben acompañar en lugar de desempeñar el papel protagonista.
Todas las categorías de esta pirámide que contienen productos de origen animal son opcionales para el consumo. Uno de los objetivos de sus creadores es cambiar el típico plato centrado en la carne o el pescado, por uno que está compuesto principalmente de alimentos de origen vegetal.
  • Otros alimentos considerados son: el chocolate negro, que también se incluye debido a sus cualidades curativas. El alcohol que, cuando se consume con moderación, tiene beneficios potenciales para la salud. Y el Té que ha sido consumido a través de los siglos como un alimento ritual de curación y descanso.
  • La pirámide curativa tiene su cúspide dedicada al espacio personal, reconociendo que nuestras relaciones con los alimentos son complejas y que escapan a los estudios de laboratorio. Por ello, nos invita a personalizar nuestra pirámide y a incluir algún otro alimento que pueda ser curativo para cada uno de nosotros.
  • Hay que resaltar que no se contempla en ningún escalón, ni siquiera de manera ocasional, el consumo de alimentos azucarados (azúcar, dulces, helados, bebidas gaseosas,...), ni de grasas saturadas (mantecas, mantequillas, ...).
  • Según reconoce la U. de Michigan, con la evolución constante del conocimiento y los avances en investigaciones sobre alimentos y nutrición, esta pirámide es un trabajo dinámico y continuamente en progreso (su última actualización fue en el año 2010).
En los siguientes enlaces, podrás ver en detalle cada uno de los escalones de la pirámide, con detalle de la cantidad diaria recomendada y el tamaño de las porciones, así como de su utilidad para la salud:

Fuentes: Universidad de Michigan, wikipedia, AESAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario