lunes, 5 de marzo de 2012

La importancia de los alimentos Ecológicos o "Mi proyecto batata"

Cada vez hay más voces en todo el mundo que defienden la necesidad de una alimentación basada en productos ecológicos, las razones son múltiples y se apoyan en la sostenibilidad, la justicia social y sobre todo en la salud.
No en vano, el prestigioso "Panel de Expertos del Cáncer del Presidente" del National Cancer Institute en EE.UU. ya recomendó a las familias americanas en su informe del 2009 (ver la página 28) que intentaran, en la medida de lo posible, comer alimentos ecológicos para evitar el consumo de herbicidas, consrvantes y otros químicos, y así prevenir el cáncer.

Hoy os traemos un vídeo que ha sido muy comentado en EE.UU, se trata de una niña, Elise, que, en poco más de 2 minutos y de manera muy simple y gráfica, explica por qué es tan importante comer alimentos ecológicos. Más abajo resumimos su explicación, pero vale la pena ver el video aunque no esté subtitulado.


Para su proyecto, Elise quería hacer brotar una batata (patata dulce) introduciéndola en una jarra de agua, para ello compró 3 tipos diferentes de batatas: una convencional, una ecológica del mismo supermercado, y una ecológica de un mercado de alimentos ecológicos certificados. Después de colocar las batatas en una jarra de agua, Elise esperó a ver cuánto tiempo tardaría cada uno en brotar. ¿Los resultados?

Después de dos períodos de 3 semanas con dos batatas diferentes, las de cultivo convencional no brotaron, mientras que la batata supuestamente ecológica que compró en el mismo supermercado dió unos pequeños brotes tras un mes en agua. Como era de esperar, la batata ecológica del mercado de alimentos ecológicos se elevó por encima de las otras dos con brotes muy grandes en sólo una semana.

Lo que descubrió Elise fue que las batatas convencionales son rociadas para su conservación con un pesticida llamado BUD NIP, principalmente compuesto de clorprofam. Por eso Elie comenta que no le extraña que cada vez haya más casos de cáncer.

Este químico también se rocía en las patatas, arándanos, zanahorias, espinacas, cebollas, tomates, y remolachas y no es posible eliminarlo quitándole la piel, ya que se introduce y esparce por todo el alimento.

En España el clorprofam también es utilizado tanto en patatas como en diferentes hortalizas, estando recogido en la directiva Europea 91/414/CEE relativa a la concesión de licencias, comercialización, uso y control en la Unión Europea de los productos fitofarmacéuticos en su forma comercial (si bien cada país miembro es libre de regular cada fitoquímico en su territorio).

Nuestra recomendación: comer productos ecológicos o al menos de temporada para evitar ingerir los químicos que se utilizan para su conservación.

Fuentes: National Cancer Institute, Youtube, Wikipedia, entre otros.

2 comentarios:

  1. Muy, pero muy educativo, comprometido y muy tierno.

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo para educar en alimentación

    ResponderEliminar